Publiboda

Boda de Alberto II de Mónaco y Charlene Wittstock

Boda civil: 1 de Julio de 2011

Charlene Wittstock ya es princesa de Mónaco.

Un fuerte aplauso coronó el "sí, quiero" de los novios en la plaza junto al palacio. La ceremonia comenzó puntual, a las 15.00 GMT, y apenas quince minutos después se dio por terminada, cuando los novios, primero Alberto II y después Charlene, firmaron en el registro.

La novia, con el pelo recogido, vestía de Chanel, una falda azul claro, un cuerpo palabra de honor y una chaqueta. De ese mismo modisto iban la princesa Carolina y su hija, Charlotte, ésta última con una pamela.

Los testigos elegidos por la pareja fueron para el príncipe soberano Chris Le Vine, sobrino de la fallecida Grace Kelly, y Donatella Knecht de Massy, mujer de uno de los nietos de la también fallecida princesa Antonieta de Mónaco, en el caso de Charlene.

Los invitados a la boda, de la que mañana se celebrará la ceremonia religiosa -antes de la boda, la joven protestante (20 años menor que su marido) se convirtió al catolicismo-, no superaron en la sala del trono las 80 personas y comenzaron a llegar a las 14.15 GMT, poco antes de que, por protocolo, hiciera su entrada la familia principesca. 

En la plaza del Palacio, con pantallas gigantes instaladas para la ocasión, unos 5.000 monegascos, según las estimaciones de Palacio, presenciaron la unión, tras la cual está previsto que la pareja se presente antes sus súbditos desde la ventana del salón de los espejos, lugar habitual del saludo principesco con motivo de las fiestas oficiales.

"Este matrimonio supone la perennidad para el país y es un día importante porque Mónaco existe por el hecho de que cuenta con un príncipe soberano", dijo a Efe la monegasca Martine Delanne, de 59 años.

Como ella, el resto de los presentes siguió con aplausos el momento en que fueron declarados marido y mujer y aquél en el que se dio por terminado el enlace.

Convertidos ya en marido y mujer, Alberto II y Charlene bajarán a la plaza, donde hay preparado un cóctel con productos típicamente sudafricanos y mediterráneos, y durante el cual los ciudadanos entregarán al nuevo matrimonio su regalo, del que se ha adelantado que será una obra de arte.

Los 26 músicos de la orquesta de carabineros pondrán el punto musical al enlace y esta noche habrá un concierto del francés Jean-Michel Jarre para todos los residentes en el Puerto de Hércules.

Antes de la ceremonia, circularon rumores sobre una presunta ruptura entre la pareja, que incluso llegaron a ser desmentidos por palacio.

Los monegascos han tenido que esperar mucho tiempo para ver la boda de su príncipe, de 53 años. Alberto, hijo del príncipe Rainiero III y la estrella de Hollywood Grace Kelly, conoció a Charlene hace once años en una competición de natación.

Ochenta invitados, entre familia y amigos de los contrayentes, hicieron que el salón del enlace civil recordara por momentos al famoso camarote de los Hermanos Marx. La más conmovida, Estefanía, que no pudo reprimir las lágrimas. Fuera, en las engalanadas calles de Montecarlo, más de tres mil monegascos y curiosos llegados de otros lugares (mayormente, Francia), vestidos en muchos casos con sus mejores galas y agitando banderines de Mónaco y Sudáfrica, pudieron seguir la ceremonia a través de gigantescas pantallas instaladas al efecto.

La novia, con el pelo recogido en un moño bajo y rematado con un amago de tupé, llevaba un dos piezas de Chanel en azul hielo con vestido palabra de honor de falda larga y vaporosa y chaqueta de solapa estrecha. Más delgada de lo habitual (como si la conversión en princesa llevase aparejada una automática pérdida de peso), Charlene, cuyos labios y rostro registran ya el paso del botox y el hialurónico, se mantuvo sonriente en todo momento e incluso, durante el saludo desde el balcón, hizo amago de apoyar su cabeza en el hombro de su recién estrenado marido, como lanzando, por si alguno aún lo dudaba, un mensaje no verbal del amor que le profesa. El novio, cuyos hijos naturales no estarán presentes ni en las bodas ni en las tornabodas de su padre, lucía, además de una impecable calva, un traje de chaqueta negro combinado con camisa blanca y corbata del mismo color en seda de raso.

El primer beso llegó inmediatamente después del 'sí quiero', ante los invitados más íntimos. Los novios pasaron después a firmar el acta matrimonial con una pluma Montblanc diseñada especialmente para la ocasión en oro y piedras preciosas. Como testigos tuvieron a un sobrino de la fallecida Grace Kelly, por parte del novio, y a un nieto de la ya legendaria tía Antonieta, por parte de la novia. Ya convertidos en marido y mujer, Charlene y Alberto salieron al balcón del salón de los espejos de la residencia Grimaldi. Eran las seis de la tarde, la temperatura pasaba de los 25 grados en Montecarlo y el ambiente se encontraba caldeado por los cientos de curiosos que se agolpaban bajo las ventanas del palacio. No podían defraudarles.

Así que el príncipe y la nueva princesa de Mónaco se dieron el esperadísimo beso ante los hurras y los aplausos del pueblo. O tal vez habría que decir del público, pues el beso resultó bastante cinematográfico. Tal vez por culpa de los nervios, les quedó pelín descentrado, aunque no tanto como aquellos besos castos y apócrifos de las películas de antaño, en los que, como buena actriz, fue consumada experta la oscarizada Grace Kelly. En este caso no hubo Oscar, pero sí alfombra roja e incluso banda sonora compuesta especialmente para la nueva princesa de origen sudafricano.

Boda religiosa: 2 de Julio de 2011

Alberto II y Charlene se vuelven a dar el "sí quiero" en su boda religiosa.

Tras la ceremonia civil, los novios contraen matrimonio religioso en el Palacio, ante cientos de miembros de la realeza, jefes de Estado y celebridades del deporte y la moda. Charlene va vestida de Armani.

Los príncipes Alberto II y Charlene de Mónaco, convertidos ayer en marido y mujer, se han vuelto a dar hoy el "sí", en una ceremonia religiosa celebrada en el patio de honor del Palacio del Principado, con la presencia de unos 850 invitados en el patio de honor y de 3.500 en la plaza del Palacio, incluidos jefes de Estado y representantes de las casas reales.

Esta segunda boda está oficiada por el arzobispo de Mónaco, Bernard Barsi, que ha invitado a los esposos a cogerse de la mano y a intercambiar de nuevo su consentimiento. La pareja ha prometido mantenerse fiel "en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad", para amarse todos los días de su vida, y después de que el arzobispo expresara su deseo de que "lo que Dios ha unido no lo separe el hombre", se pusieron las alianzas. Seria durante el principio del enlace, se ha podido ver a partir de ese momento a la ex nadadora algo más relajada, especialmente cuando la soprano sudafricana Pumeza Matshikiza ha cantado en su honor.

La pareja se dirigirá hasta la Iglesia de Santa Devota, patrona del Principado, para que la novia, como manda la tradición, deposite allí su ramo, tal y como hizo la fallecida princesa Gracia tras su boda con Rainiero III en 1956. El príncipe Alberto II y Charlene, también princesa desde este viernes, se desplazarán hasta ese lugar en un descapotable, un Lexus LS 600h Landaulet, concebido especialmente para la ocasión, y en ese mismo coche volverán a Palacio.

Los invitados, algunos de los cuales comenzaron a llegar ayer y acudieron a una recepción en su honor, como los príncipes de Holanda o los de Dinamarca, serán agasajados en la Ópera Garnier con una cena preparada por el célebre chef francés Alain Ducasse, y con un espectáculo de fuegos artificiales que dará por cerradas las festividades. La novia se casó ayer con un traje diseñado por ella misma, pero en esta ocasión fuentes de Palacio han adelantado que irá vestida de Giorgio Armani, mientras que el novio portará el uniforme de verano, blanco, de la compañía de carabineros.

TITULARES:

  • Charlene ha deslumbrado a su llegada a la Plaza del Palacio acompañada de su padre, Michael Kenneth Wittstock, con un traje firmado por el modisto italiano Giorgio Armani
  • El vestido ha necesitado más de 2.500 horas de trabajo y está adornado con 40.000 cristales Swarosky y con 30.000 perlas doradas.
  • Las princesas Carolina y Estefanía de Mónaco, junto con sus respectivos hijos, también estaban radiantes.
  • Entre los invitados, los príncipes de Suecia, Noruega y Dinamarca, Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, Roger Moore, Karl Lagerlfeld o Farah Diva.

El vestido de novia se expondrá en un museo en noviembre

El traje de novia que lleve la sudafricana Charlene Wittstock en la ceremoniareligiosa que se celebrará este sábado con motivo de su boda con el príncipe Alberto II se expondrá hasta noviembre en el Museo Oceanográfico de Mónaco. La muestra, que se inaugurará el próximo 9 de julio, tiene la intención de permitir a los ciudadanos "revivir una página de la historia", que comienza esta tarde a las 15.00 GMT con el enlace civil y prosigue el sábado con el enlace religioso. Titulada "La historia de la boda principesca", monegascos y turistas podrán acercarse también al traje que lleve Alberto II, que según Palacio, será el uniforme de verano de la compañía de carabineros, de color blanco. Los detalles del vestido de la novia, de sus damas de honor y de las joyas que luzca durante el enlace no se facilitarán hasta este sábado, pero se ha filtrado ya que estará firmado por el diseñador italiano Giorgio Armani, y que, según los medios, tendrá una cola de cinco metros

La Familia Real, sin representación en la boda de Mónaco

Era el rey de españa quien figuraba en la lista de invitados. Se casa un jefe de estado. y las invitaciones se cursan al mismo nivel. Pero Don Juan Carlos no suele asistir a bodas. Y está convaleciente de su operación. Esta vez tampoco la reina o los principes representarán a España, como hicieron en la boda de Guillermo de Inglaterra. En aquella ocasion el novio era el segundo en la linea de sucesión. La explicacion de Zarzuela es que los principes simplemente no están invitados. Pero si miramos atras, del novio recordamos este momento. Su actitud preguntona en la selección de la ciudad candidata para los juegos de 2012.

Web oficial Palacio Mónaco. (en inglés)

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: