Publiboda

Anuncio de la boda

El príncipe Carlos de Inglaterra y Camila Parker-Bowles realizaron su primera aparición pública tras el anuncio de su boda en el Castillo de Windsor. La novia contó que el heredero de la corona británica se arrodilló para pedirle la mano. La prometida lucía como anillo de compromiso una joya de diamantes perteneciente a la Familia Real británica. 

La joya es una imponente sortija de platino con un diamante cuadrado incrustado en el centro y tres bandas también de diamantes a cada lado que acaparó la atención de los flashes de los numerosos fotógrafos que acudieron al evento.

La prometida, vestida con un elegante traje rosa que le favorecía especialmente reveló que su futuro esposo le pidió que se casara con ella reclinado sobre una rodilla. Visiblemente emocionada por ese gesto de Carlos, Camilla confesó: "Estoy empezando a volver a la Tierra".
Carlos y Camila, que asistieron a una cena de gala, llegaron por separado al castillo, donde se celebrará su boda el próximo 8 de abril y cuya torre circular se iluminó por orden de la reina Isabel II, a fin de celebrar la buena nueva.

Fuera del recinto real, un grupo de curiosos desafiaron la pertinaz lluvia inglesa para poder ver al heredero a la Corona y a su futura esposa. "Hemos esperado un hora y media. Deseábamos verlos pasar, pero estamos decepcionados porque no hemos podido", comentó Jacqui Hunt, una de los congregados a las puertas del castillo, al agregar que el anuncio del enlace es una "noticia fabulosa".

Los prometidos posaron para la prensa después de que el príncipe de Gales anunciase, por sorpresa, que se casará con Camila en una ceremonia civil que se oficiará en Windsor el próximo 9 de abril y que cuenta con la aprobación de la Iglesia Anglicana.

"La señora Parker Bowles y yo estamos absolutamente encantados. Será un día muy especial para nosotros y para nuestras familias", dijo el príncipe en el comunicado que Clarence House, su residencia en Londres, divulgó para explicar los detalles del enlace.

Camila Parker Bowles será duquesa de Cornualles cuando contraiga matrimonio con Carlos, pero nunca se convertirá en Reina y sólo podrá ser princesa consorte si su marido accede algún día al trono, según un complejo laberinto legal que hace posible los esponsales.
La reina Isabel II de Inglaterra y su esposo, el duque de Edimburgo, desearon a la pareja los "deseos más cálidos en su futuro juntos", mientras el primer ministro británico, Tony Blair, calificó de "muy buena noticia" el anuncio del desposorio.

El príncipe Carlos, ex esposo de la difunta princesa Diana de Gales, ha mantenido durante los últimos 30 años una relación intermitente con Camilla, el auténtico amor de su vida.
Ambos viven juntos desde hace al menos dos años y el heredero a la Corona empezó a dejarse ver en público con su novia después de la muerte de Lady Di, ocurrida en 1997 en un accidente de tráfico en París.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: