Publiboda

Camila Parker Bowles

La mayoría de los británicos desea que Camilla se case con Carlos, pero no la quieren como reina.

Romance, divorcios, muerte y amor ilícito: la relación entre Camila Parker Bowles y Carlos, príncipe de Gales y heredero de la corona británica, ha sido una suerte de montaña rusa durante más de tres décadas.

Antes del anuncio de su matrimonio, varios sucesos fueron allanando el camino de la pareja al matrimonio, entre ellos su primer beso en público, y la presentación formal de Camila a la reina Isabel II.

Pero el sendero ha sido largo y sinuoso para quienes en la intimidad se llaman mutuamente como "Fred" y "Gladys".

Camila Rosemary Shand, nacida en Londres el 17 de julio de 1947, fue presentada en círculos cercanos a la monarquía en 1965.

Rubia y delgada, muy guapa según sus amigos, aficionada a la caza y con un buen sentido del humor, conoció a Charles Windsor en un partido de polo en 1970.
Camilla Parker-Bowles y Carlos, príncipe de Gales. Camilla ha estado más de 30 años a la sombra del príncipe Carlos.

Su relación comenzó en 1972, con anécdotas como cuando Camila le recordó a Carlos que una bisabuela de ella había sido la amante de un tatarabuelo de él.

Ambos siguieron juntos, pero cuando el príncipe se concentró en su carrera naval, en 1973 Camila se casó con Andrew Parker Bowles, oficial naval amigo de Carlos, y ahijado de su abuela, la reina madre.

Del matrimonio nacieron dos hijos, Tom (1975) y Laura (1979).

Pero esto no impidió que Carlos y Camila se mantuvieran cerca. Ella integró la escolta oficial del príncipe durante las celebraciones por la independencia de Zimbabue en 1980.
Casamiento de Diana y Carlos, el 27 de julio de 1981.
El casamiento de Carlos con Lady Di no hizo mella en la relación con Camilla.

En julio de 1981, Carlos se casó con Diana Spencer. Más tarde, nacieron los príncipes Guillermo y Enrique.

En 1986, Lady Di declaró que "había tres personas en su matrimonio". La separación recién llegaría en diciembre de 1992, y el divorcio en 1996.

En tanto, Camila se divorció en 1995.

A pesar de que dos de cada tres británicos quieren que la pareja se case, lo más relevante es que cuatro de cada cinco rechazan la idea de que se convierta en su reina
Bob Houston, Royalty Magazine

Una vez superado el trauma de ambos divorcios, y de la muerte de Diana en agosto de 1997, Camila volvió discretamente a escena.

Entre otras actividades, se destacó por su trabajo en la Sociedad Nacional de Osteoporosis, tras la muerte de su madre, víctima de la enfermedad en 1994.

Pero la clave estuvo en el forjado de la nueva imagen de Camila ante la opinión pública británica, tarea a cargo del vice secretario privado de Carlos, Mark Boland.
Príncipes Guillermo (izq.) y Enrique.
La aceptación de los príncipes Guillermo y Enrique fue uno de los triunfos de Camilla.

Más allá de la presentación formal ante la reina en 2004, y de la aceptación de la relación por parte de los príncipes Guillermo y Enrique, el primer gran triunfo de Carlos y Camila fue en 1999, cuando se les fotografió juntos por primera vez a la salida del hotel Ritz de Londres.

Pero incluso con la complacencia de la prensa, que empezó a tratar mejor a Camila, los británicos han mantenido opiniones encontradas.

El editor de la revista Royalty Magazine, Bob Houston, habla de un "gran dilema".

"A pesar de que dos de cada tres británicos quieren que la pareja se case, lo más relevante es que cuatro de cada cinco rechazan la idea de que se convierta en su reina", señala.

Pero el hecho de que una mujer catalogada muchas veces de "Rottweiler" y agredida hasta con panes lanzados por admiradores de Lady Di, llegue finalmente a Highgrove House, -la residencia privada de Carlos desde 1980- es, según observadores, un gran logro por sí solo.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: