Publiboda

Una historia de amor y de engaños

El amor entre Carlos y Camilla surgió durante un partido de polo en 1975, deporte que ambos han practicado toda la vida. Se asegura que mantuvieron relaciones a finales de los años 70, pero finalmente éste contrajo matrimonio con una jovencísima Lady Diana Spencer.

El 29 de julio de 1981 tuvo lugar la boda entre Carlos de Inglaterra y Diana Spencer, convirtiéndose ésta en princesa de Gales. La sociedad británica recibió con entusiasmo el enlace, aunque años más tarde se conocería que fue un verdadero 'matrimonio de conveniencia' ya que Carlos estaba realmente enamorado de Camilla Parker Bowles.

HISTORIA DE ENGAÑOS

La historia de estos amantes que hoy tiene un final feliz no es la única y el pasado real de Inglaterra guarda varias. Es de conocimiento público que los soberanos del Palacio de Buckinham tenían amantes, a los que mantenían en muy buena situación económica y social. 

Enrique VIII se casó con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, pero como no pudo darle el hijo varón, pidió la nulidad. Sus ojos ya estaban puesto en la cortesana, Ana Bolena, desatando un conflicto religioso que desembocó en el cisma de la Iglesia de Inglaterra y el nacimiento de la Iglesia Anglicana.

Con el tiempo, el monarca acusó su nueva esposa de adulterio y ordenó que la decapitaran, para contraer nupcias con Jane Seymour, muerta en el intento de dar a luz. Enrique se casó otras tres veces, siendo Catalina Parr, la única de sus consortes que sobrevivió.

Otro episodio novelesco es la vida de Jorge III. Se enamoró, por primera, vez de Sara Lenox, pero el amante de la madre del rey no le permitió formalizar una relación. Más tarde perdió la cabeza por una mujer que estaba muy lejos del molde real, Hannah Lightfoot, con quien tuvo tres hijos. Él mismo, cansado de la vida libertina de sus hermanos dictó las Actas de Bodas Reales. En ellas se establece que ningún miembro de la casa real puede casarse antes de los 25 años de edad sin la venia del rey ni tampoco sin la aprobación del Parlamento. 

Escándalos como estos han manchado la bullada seriedad de la corona inglesa, la cual, tras períodos relativamente cortos, suele pedir que se respete la vida privada de la realeza, como si con un dedo se tapase el sol.

DATO

Eduardo VII: bisnieto de un hijo ilegítimo de Eduardo III y bisabuelo del príncipe Carlos de Inglaterra, tuvo un affaire con la bisabuela de Camilla Parker, Alice Keppel. El soberano abdicó, en parte, por la simpatía que evidenciaba hacia el régimen nazi.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: