Publiboda

Biografía del Principe Carlos

Hay quienes lo consideran anacrónico, y quienes lo ven como moderno. Lo cierto es que el heredero de la corona británica, Charles Wilson, príncipe de Gales, no es alguien que pase inadvertido.

Nació poco antes de la medianoche del 14 de noviembre de 1948, cuando su madre era aún la princesa Isabel, y quien reinaba era su abuelo Jorge VI.

Es propietario del ducado de Cornualles, en el suroeste de Inglaterra, que posee una superficie de más de 56.000 hectáreas y se extiende por 25 condados, incluyendo residencias, comercios, oficinas y títulos bursátiles.

Criado para ser rey, su principal actividad tras su carrera en la Marina Real se ha centrado en la fundación que lleva su nombre, creada en 1976 y que tiene como principal objeto apoyar a jóvenes emprendedores sin recursos a establecer sus propios negocios.

Carlos es visto por muchos como un "padre ejemplar".

La arquitectura, el ambiente y la salud son otros de los temas favoritos de Carlos, quien además fue uno de los primeros activos promotores de la agricultura orgánica, desde 1984.

También se muestra como un promotor de la tolerancia religiosa, llegando a decir que una vez que llegue al trono, cambiará el título de "Defensor de la fe" que tienen los monarcas británicos, a "Defensor de fe", para reflejar la multiculturalidad del Reino Unido moderno.

Sus polémicas declaraciones han provocado muchas veces críticas airadas, ya que se entiende que la familia real no debe pronunciarse sobre temas controvertidos o influir en la política.

Reputación con altibajos

Pero ha sido su vida personal la que más ha marcado a Carlos, y cómo el eventual futuro rey es visto por los británicos.

Su tormentosa relación con la princesa Diana, con la que se casó en julio de 1981, se separó en 1992 y se divorció en 1996, hizo caer su popularidad, al igual que la de su nueva esposa, Camila Parker Bowles.

Los puntos de vista de Carlos a veces han provocado airadas críticas de la clase política.

Por si fuera poco, desde la muerte de Lady Di en 1997, Carlos ha estado ocupado protegiendo a sus dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique (mejor conocido como Harry), en particular este último, que le ha dado unos cuantos dolores de cabeza, incluyendo el fumar marihuana, pegarle a un fotógrafo o vestirse de nazi en una fiesta de disfraces.

La forma en que Carlos ha administrado sus bienes también ha sido objeto de investigaciones, la más reciente a manos del Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes que procura averiguar cómo Carlos y su madre la reina Isabel II gastan hasta US$37 millones al año provenientes de sus propiedades.

Al referirse a su futuro, el príncipe dijo que su papel más importante será "preocuparse por la gente y promover los valores de liderazgo".

Si bien reconoce que en caso de no ser querido "podría simplemente salir de escena y dedicarme a esquiar el resto de mi vida", Carlos quiere dejar su huella.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: