Publiboda

Principales problemas con los que se enfrenta un gay adolescente

¿Cuáles son los principales problemas con los que se enfrenta un gay adolescente?

homosexualidad adolescente

Los gays adolescentes viven inmersos en un mundo que les niega su realidad. Lo que ellos sienten en su interior carece de reflejo o referente en la información que reciben del exterior. No sólo nadie les ofrece modelos positivos, sino que temen buscarlos por miedo a caer bajo el estigma de "el marica" del instituto. Temen el rechazo de la familia y los amigos que podrían desposeerlos del apoyo afectivo (y económico) que todas las personas necesitamos. También temen el rechazo en el centro educativo, donde nada les hace suponer que allí van a encontrar un refugio en el que poder hablar con alguien que les entienda y les acepte.

Una particularidad específica de gays que los diferencia de otras minorías marginadas es que éstas reciben información desde la primera infancia sobre la identidad de su subcultura y de su grupo a través de la familia y entorno inmediato. En el caso de lesbianas y gays no sucede esto. El silencio sobre su realidad es tan opresivo tanto dentro como fuera de su familia.

Los otros chicos me llaman “Marica, maricón...

Enfrentemos esto, todos nosotros sabemos que los chicos en la escuela son inmaduros, y necios. Cada escuela tiene sus intimidadores. Desafortunadamente no es fácil soportar sus críticas. Ellos usan todo tipo de palabras que escuchan de todos los rumbos donde andan, generalmente aunque ellos no saben lo que están diciendo, pueden ser crueles.

Ser llamado maricón no significa que eres gay. Tampoco significa que alguien sepa algo de ti que tu ignoras. Simplemente significa que la persona que te está diciendo esos apodos está tratando de intimidarte. Probablemente se sienten inseguros de sí mismos y tratan de impresionar a los demás. Tal vez son criticones que piensan que es tu turno. Quizás están celosos de ti. Sin hacer caso de sus razones, esto sólo demuestra que él o ella no sabe que tú tienes un gran valor y que deberías siempre ser tratado justamente y con respeto. El llamar a alguien “marica o maricón etc”, o algún otro nombre degradante, por ninguna razón es aceptable. Esto es algo que la gente que se siente bien consigo misma no necesita hacer.

El ser llamado con apodos lástima. El ser rechazado por algunos chicos también lastima. No siempre puedes impedir que suceda esto, pero puedes escoger creer o no lo que ellos dicen de ti. Tú sabes quién eres realmente, una persona con gran valor, potencial y habilidades. Puede resultar útil hablar con alguien en quien confíes, tal vez un maestro, o tus padres, o algún amigo, acerca de cómo tus sentimientos son lastimados cuando otros te llaman de esa manera.