Publiboda

Información sobre sexualidad

Sexo seguro

Nadie tiene un cuerpo tan pero tan bueno por el cual valga la pena morirse. ¡Tener relaciones sexuales con precaución es siempre lo mejor! Es lo que llamamos "sexo seguro." Es divertido y no tienes que preocuparte tanto.

sexo

Lo más importante que debes recordar es que no debes permitir que la sangre, el semen ni los flujos vaginales de nadie penetren en tu cuerpo.

Los condones, los guantes de látex o el plástico (Saran Wrap) que se usa para envolver los alimentos son las únicas maneras de protegerte a ti y a tu pareja de las enfermedades transmitidas sexualmente (ETS) y del VIH. Pero no son infalibles. Debes utilizarlos correctamente cada vez que tengas relaciones sexuales.

Condones

Los mejores condones para el sexo anal o vaginal son los de látex que vienen ya lubricados. Siempre usa condones de látex, porque los que están hechos de piel de cordero no pueden parar al virus VIH. El uso de lubricante facilita la penetración y te da más protección. Pero siempre usa un lubricante que sea a base de agua como (K-Y, WET, Foreplay o Probe). Los lubricantes que son aceitosos (como Vaselina, cremas de mano, aceite de bebé) pueden dañar el látex. ¡El aceite es bueno para ensaladas y los carros, pero no para tener relaciones sexuales!

Las mujeres pueden usar cremas vaginales o lubricantes que contienen Nonoxynol-9, con un condón para mayor protección. Pero no usen el Nonoxynol-9 solo.

Siempre usa un condón.

Si tú le vas a chupar el pene a tu compañero, ponle primero un condón. Prueba a usar los que no estén lubricados o los que tengan sabores. Pero cualquier cosa que hagas no dejes que el semen entre en tu boca, porque puedes tener cortaduras, sobre todo si te acabas de lavar los dientes. También es posible que tengas alguna llaga en la garganta.

Si vas a usar un juguete sexual con tu pareja -un vegetal, un vibrador, o cualquier otra cosa- ¡ponle un condón! No cambies ese juguete del ano (culo) a la vagina, o de una persona a otra, sin primero cambiar el condón.

Como usar un condón:

1. Prepárate. Asegúrate de que tus condones no tengan la fecha vencida. Si te das cuenta de que el condón está muy frío o muy caliente o hace tiempo que lo traes en el bolsillo, o se quedó ahí al lavar la ropa, debes tirar esos condones a la basura. Consigue condones nuevos. Tú lo vales.

2. Póntelo. El pene (la verga) tiene que estar duro antes de ponerle el condón.

3. Tienes que abrir el paquete con cuidado para no romper el condón. Ten mucho cuidado si lo abres con los dientes.

4. Asegúrate de que el condón esté del lado correcto. Es como una media, tiene un lado correcto y el otro al revés. Si el condón está al revés, no lo vas a poder poner en el pene (la verga). Verás cuando practiques.

5. Si a tu pene no le han hecho la circuncisión, echa la piel para atrás antes de ponerle el condón.

6. Agarra la primera media pulgada del condón entre tus dedos para quitarle todo el aire de la punta antes de ponértelo, y después empieza a desenrollarlo. Si no le sacas todo el aire al condón, se puede romper. Tienes que dejar espacio en la punta para que recoja el semen cuando te vengas.

7. Desenrolla el condón hasta la base del pene.

8. Para el sexo anal (por el culo o fondillo) usa bastante lubricante. Para el sexo vaginal también puedes usar lubricante. Asegúrate de poner el lubricante sobre el condón una vez que te lo hayas colocado. Si lo pones antes el condón se te puede salir.

9. Hombre, si eyaculas dentro del condón, agarra el condón con las manos y saca el pene con cuidado. Debes hacerlo mientras que todavía tengas el pene duro.

10. Cuando te quites el condón no lo dejes tirado por ahí. Échalo en la basura y lávate. Si decides hacerlo con tu pareja otra vez, ponte otro condón.

Hombre: practica cómo ponerte el condón. Hazlo en un lugar privado para que tengas más tiempo.

Mujer: practica con una banana o un pepino. Con práctica es como único se logra lo correcto. Así sorprenderás a tu pareja.

Cierta gente piensa que es demasiado trabajo ponerse un condón y malgastar el tiempo en que se podría estar divirtiendo.

Ponerse un condón puede ser algo divertido y excitante, ¡utiliza tu imaginación!

Puedes contagiarte con el VIH o las ETS aún cuando tus relaciones sexuales no incluyan penetración. Es mejor que "cubras todas las bases", y si es con látex, ¡mucho mejor!

Envoltura de plástico

Si vas a tener contacto oral (chupar, besar, lamer, "eating out") con la vagina de tu pareja, usa un pedazo de plástico para protegerte. Puedes usar "Glad-Wrap" o un condón, cortado por un lado y abierto sobre la vagina. Cubre toda el área. Si quieres, pon un poco de miel o de mermelada en la parte del condón que vas a lamer y ¡disfrútalo! Para que ella también lo disfrute, pon un poco de lubricante del otro lado. NO le des vuelta al plástico ni le pases la lengua por el otro lado. Usa un nuevo pedazo de plástico cada vez.

Recuerda, si tu pareja tiene el período o la regla (menstruación) es MUY IMPORTANTE que uses plástico. La sangre transmite el VIH y las ETS.

Si vas a tener contacto oral (chupar, lamer "rimming")con tu pareja, cúbrelo con plástico. Esto te protegerá del VIH y las ETS.

Guantes de látex

Si vas a meter los dedos o el puño en la vagina o en el recto (trasero, culo o fondillo) de tu pareja ("finger fucking", "fisting"), ponte un guante de látex (no un guante de lavar platos) y usa bastante lubricante a base de agua. Esto se debe hacer por si tienes una cortada o uñas largas. ¡Ojo con las uñas muy afiladas! Puedes comprar los guantes de látex en la farmacia.

También puedes hacer casi todas las cosas que te gustan y te excitan: besar, tocar, dar masajes, rozar sexos con tu pareja...

El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es el virus relacionado con el SIDA. El VIH debilita la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y las enfermedades. Cualquiera de nosotros puede contagiarse con el VIH.

Para tu información, el 20% de las personas que recientemente han sido diagnosticadas con SIDA tienen entre 20 y 30 años. Seguramente contrajeron el VIH cuando estaban en la escuela secundaria, ya que una persona que contrae el VIH tarda varios años en mostrar señales del SIDA.

El VIH se transmite de una persona a otra principalmente cuando se mezclan o intercambian líquidos producidos por el cuerpo, como la sangre (y la sangre de menstruación), el semen, los flujos vaginales y la leche materna.

Te puedes contagiar con el vih:

* si no usas un condón en una penetración anal o vaginal
* si chupas el sexo de un hombre o de una mujer sin protección plástica
* si compartes jeringuillas y agujas
* si una madre lo tiene durante el embarazo o si una madre que está infectada le da el pecho a su hija(o)

No te puedes contagiar con el vih:

* por medio de besos, sudor, lágrimas
* por medio de abrazos
* por contacto con asientos de inodoros
* en las piscinas o albercas
* si donas sangre

¡El vih es un virus y no discrimina! No le importa si eres "gay", "straight" o bisexual. Seas lo que seas, si no tomas precauciones y no practicas el sexo seguro, corres el riesgo de contraer el VIH.

Lo importante es cómo haces lo que te gusta hacer.

Tú nunca puedes saber quién tiene VIH. Cualquiera puede ser VIH+ (VIH positivo) y no saberlo, incluyéndote a ti. Las personas que son VIH+ pueden hablar cualquier idioma, ser jóvenes o viejos, gays o heterosexuales (o entre las dos cosas), flacos o musculosos o, tal vez, encorvados.

No le creas cuando alguien te diga que tengas "sólo relaciones monógamas" o que "escojas tus compañeros(as) cuidadosamente." No importa lo bien que conozcas a alguien, cuántas veces tengas relaciones sexuales, ni con cuántas personas lo hagas. Lo único que de verdad importa es que tomes precauciones y practiques el sexo seguro cada vez que lo hagas.

Es una buena idea que te hagas un análisis si crees que te has expuesto al VIH. Aun así, la prueba no siempre te dice si eres VIH+ (VIH positivo) o VIH- (VIH negativo). Primero que todo, puede tomar 6 meses o más para que la prueba sea positiva una vez contraído el VIH. Inclusive, a veces puede dar un resultado equivocado (a esto se le llama "positivo falso" o "negativo falso").

La única razón para hacerte la prueba es para cuidar tu salud de una manera muy especial, si eres VIH+. Ser VIH- NO quiere decir que puedes tener relaciones sexuales sin protección o que puedes dejar de tener sexo seguro.

Si tú decides hacerte la prueba del VIH

Tienes el derecho de saber si has contraido o no el VIH y de controlar quién más lo puede saber.
Existen tres clases de pruebas del VIH:

1. involuntaria. Nadie, ni siquiera tus padres, tu doctor, tu escuela ni tu empleador puede forzarte a tomar la prueba del VIH. Obligarte es en contra de la ley federal.
2. confidencial.Es cuando la persona que te examina te conoce, sabe tu nombre o algo más de quién eres. Generalmente, te prometen que no revelarán el resultado de la prueba del VIH a nadie más. Suena bien, pero si resultas positivo(a), el centro de salud legalmente puede decirle a tus padres y a tu escuela. Las compañías de seguros y futuros empleadores podrían averiguarlo. TEN MUCHO CUIDADO.
3. anónima.Ésta es la manera de hacerlo si quieres hacerte la prueba del VIH. Llama al Department of Health (Departamento de Salud) para hacerte una prueba anónima. (Ver la lista de Recursos al final de esta guía.) Cuando llames para hacer tu cita, asegúrate de que el examen sea anónimo. No tienes que dar tu nombre, seguro social, teléfono, ni cualquier otra información personal. Te darán un número al azar y la hora de la cita.

Cuando vayas podrías llevar a un amigo(a), pero también puedes ir solo(a). Te darán consejería donde tendrás la oportunidad de hacer preguntas. Al otro día tu sangre será analizada y te darán otra cita para que vayas por tus resultados. Te darán más consejería en tu segunda visita, cuando hayas sido detectado VIH+ o VIH-.

Si resultas positivo, no te espantes. Podría ser un "falso positivo". ¡Vuélvete a hacer la prueba! Si la segunda prueba resulta positiva, hazte cuenta que las personas que tienen VIH pueden seguir viviendo, trabajando, estudiando, y gustando del sexo por muchos años. Pero tienen que tomar medidas especiales para cuidar de la salud. Por eso, recomendamos que llames a una de las agencias para informarte mejor si resultas positivo(a). De cualquier manera, el consejero probablemente te preguntará si quieres ayuda para decírselo a tu compañero(a) sexual (o tal vez compañeros[as] sexuales) o a tu familia. Recuerda que esta información es tuya y que nadie puede forzarte a decírselo a nadie más. Te recomendamos que llames a una de las agencias de apoyo que aparecen en la lista de Recursos, y que hables con alguien de tu confianza.

Aunque es normal y saludable disfrutar de una vida sexual activa, existen más de 30 enfermedades transmitidas sexualmente que podrían cambiar las cosas de un modo desagradable. Cada año 2.5 millones de adolescentes en los Estados Unidos contraen alguna de estas enfermedades por transmisión sexual. Toma las precauciones necesarias y practica el sexo seguro para que no tengas que preocuparte de las enfermedades transmitidas sexualmente y entonces sí que podrás gozar aún más del sexo.

* No es siempre una enfermedad de transmisión sexual. Puede adquirirse sin tener relaciones sexuales.

La mayoría de estas enfermedades son serias. Pueden traerte graves consecuencias para la salud y necesitan la atención de una médica o un médico. Las enfermedades trasmitidas sexualmente pueden dejarte estéril, causar defectos físicos de nacimiento y aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer. En las mujeres, la enfermedad de inflación pélvica y una infección recurrente de moniliasis (es decir, que sigue ocurriendo), pueden ser señales de infección con el VIH. El SIDA, la hepatitis B y la sífilis pueden causarte la muerte.

Es posible tener estas enfermedades sin mostrar síntomas. Muchas veces las mujeres no presentan ningún síntoma. Por ese motivo, es muy importante que te sometas a un examen de la pelvis cada año si tienes relaciones sexuales. En la sección de Recursos, al final de esta guía, encontrarás una lista de clínicas donde las mujeres se pueden hacer pruebas para detectar enfermedades transmitidas sexualmente.

Tanto tú como tu pareja deben usar métodos para controlar la natalidad.

No esperen que sólo uno de ustedes se responsabilice de ese aspecto. Muchacho: no creas que ella está usando la píldora! Muchacha: ¡no pienses que él va a tener un condón!

No importa que clase de protección contra el embarazo estes usando, debes de usar condones tambien porque los condones te protegen contra el VIH y otras enfermedades transmitidas sexualmente (ETS).