Publiboda

Libros sagrados: El Corán

El Islam ve en el Corán la palabra expresa de Alá (Dios), transmitida directamente al Profeta Mahoma a lo largo de su vida adulta. Se conservó primero como tradición oral y más tarde de la muerte de Mahoma fue puesto en escrito para que no se alterara su memoria durante el califato de Utman (644-656 d. C.). La palabra Corán significa «recitación»; es pues, algo más que una simple lectura.

El Corán se compone de 114 capítulos conocidos como suras. Cada uno de ellos lleva un número y un título, siendo normalmente este último una de las palabras o frases que aparecen al principio del sura, por ejemplo, Sura II, al-Baqara («La Vaca»). El modo de citarlo varía si se trata de eruditos occidentales que suelen citar los capítulos coránicos por el número, o escritores musulmanes que aluden a sus títulos.

Los suras constan de versículos individuales (aleyas), literalmente «signos» de la presencia y misericordia de Dios. Parece ser que el sura más antiguo es el Sura XCVI, al-Alaq ("La Sangre Coagulada"), dictado al Profeta por el arcángel Gabriel. Representa el anuncio de su misión a Mahoma: "Recita, en nombre de tu Señor que lo ha creado todo, que ha creado al hombre de sangre coagulada " (96, 1-2, o sea, Sura 96, aleya 1-2). Los suras están ordenadas en el Corán según su longitud, de más largo a más breve, con la única excepción del Sura I, al-Fatiha ("la apertura"), que consta de siete aleyas.

coranLos suras también se dividen en "mequies" o "medineses", según fueran revelados antes o después de la Hégira, la partida de Mahoma a Medina en el año 622 d. C. Los versículos mequíes insisten en la majestad y la unidad de Dios y en la certeza de que éste tiene que hacer llegar su compasión en el juicio final a la humanidad y al mundo. Éste fue el tema de las predicaciones iniciales de Mahoma que le valió la expulsión de la Meca por los grupos de comerciantes que vieron en su predicación una crítica indirecta a su vida. Como dice el Sura 35: «Los que no creen sufrirán un suplicio terrible, los que creen y obran el bien obtendrán el perdón de sus faltas y una magnífica recompensa» (35,7). Los versículos mequíes suelen ser cortos y concisos, con metáforas gráficas e intensas.

Los versículos medineses contienen unas ideas y un lenguaje similar, pero reflejan los nuevos retos a que se enfrentó Mahoma y la incipiente comunidad islámica. En general, los versículos son más largos y más complejos y a menudo expresan una preocupación por el orden religioso, moral y social. Lo más importante es que los deberes centrales del islam (las cinco columnas): fe en Alá, la oración, las limosnas, el ayuno en el mes del ramadán y el peregrinaje a La Meca (el hagg). También tratan otras cuestiones diversas como el matrimonio, el divorcio, el adulterio, el juego y la guerra.

El Corán está presente en la vida de los musulmanes de varias formas. En el pasado fue la base de la educación islámica tradicional; los jóvenes musulmanes aprendían a leer y escribir versículos coránicos y, en el mejor de los casos, a memorizar el texto; si bien esta práctica cayó en desuso en el siglo pasado ante la difusión de una enseñanza pública mayoritariamente laica. En general hoy en día los padres se aseguran de que sus hijos aprendan el Corán.

El Corán posee una santidad de carácter físico. Los musulmanes prefieren acercarse y tocar el libro sagrado únicamente en un estado de pureza ritual, y éste tiene un poder o gracia divinos (baraka) que puede ser utilizado como medio de curación.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: