Publiboda

Poesías y poemas de amor II

Sin condiciones

Yo te amo porque llevas la magia de la luz
tan cerca de mi nativa primavera y de mis pasos
porque teniendo cadenas de sombras
en tus dias llevas sonrisas
de luciernagas a mis caminos

yo te amo porque sin necesitarme
no me bandonas
y aprietas en tu piel
lo mas bello de mis sombras

Alejandro Latorre, Chile

Mucho Más Grave

Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabes tan objetivamente como yo.
Sin embargo hay algo que quisiera aclararte,
cuando digo todas las parcelas,
no me refiero solo a esto de ahora,
a esto de esperarte y aleluya encontrarte,
y carajo perderte,
y volverte a encontrar,
y ojalá nada mas.
No me refiero a que de pronto digas, voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta, bueno llora.
Y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizás por eso salga enseguida el sol.
Ni me refiero a solo a que día tras día,
aumente el stock de nuestras pequeñas y decisivas complicidades,
o que yo pueda creerme que puedo convertir mis reveses en victorias,
o me hagas el tierno regalo de tu más reciente desesperación.

No.
La cosa es muchisimo mas grave.
Cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo,
también estas reescribiendo mi infancia,
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran,
y vos en cambio sabes que eso no sirve.
Quiero decir que estas rearmando mi adolescencia,
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos,
y vos sabes en cambio extraer de ese páramo,
mi germen de alegría y regarlo mirándolo.
Quiero decir que estas sacudiendo mi juventud,
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos,
esa sombra que nadie arrimo a su sombra,
y vos en cambio sabes estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas,
y quede la armazón de mi verdad sin proezas.
Quiero decir que estas abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia,
este extraño confín de angustia y nieve,
esta bujía que ilumina la muerte,
este precipicio de la pobre vida.
Como ves es más grave,
Muchisimo más grave,
Porque con estas o con otras palabras,
quiero decir que no sos tan solo,
la querida muchacha que sos,
sino también las espléndidas o cautelosas mujeres
que quise o quiero.

Por que gracias a vos he descubierto,
dirás que ya era hora y con razón,
que el amor es una bahía linda y generosa,
que se ilumina y se oscurece,
según venga la vida,
una bahía donde los barcos llegan y se van,
llegan con pájaros y augurios,
y se van con sirenas y nubarrones.
Una bahía linda y generosa,
Donde los barcos llegan y se van
Pero vos,
Por favor,
No te vayas

Mario Benedetti

El cojín de mi ternura

Rescuéstate en el cojín de mi ternura,
mujer copiada de dolor y rosas,
y dame de tus avispas armoniosas
el azúcar de ayer en agua pura.

Aquí donde un silencio de frescura
se palpa en mi regazo cuando posas,
aterriza el amor en mariposas
tomando de aeropuerto tu figura.

No cambio ser ladrón de tu hermosura,
en este mundo de tan feas cosas,
y explotar tu belleza con usura.

Traslada las avispas armoniosas
del panal de tu piel a la espesura
del bosque de mis manos silenciosas.

Alfredo Sancho, Costa Rica

Te contemplo durmiendo

Te contemplo durmiendo
Y me pregunto si sueñas conmigo
Como yo sueño contigo.

Si tu alma vibra
Como vibra la mía
Cuando estoy contigo.

Si tus aguas son
Como mis ríos
Y tus esperanzas
Duermen el sueño de los niños.

Me pregunto si me amas dormida
Como te amo yo despierto
Y si vives tu vida
Como yo vivo mis sueños
Y me pregunto si sueñas conmigo
Como yo sueño contigo.

Alvaro Andrade

Memorias de mi piel

Mi piel tiene memorias de tus manos
recorriendo el desnudo de mi entrega
tiene tu aroma
tu costado tu aliento
tu sabor
tu triunfo
mis derrotas
Mi piel tiene sonidos de ternuras
vibrando
cada encuentro en la penumbra
tiene tus restos y tus rastros
la luz opaca del deseo
y el rostro del amor
amaneciendo

Ana María Mayol, Argentina

Sentires

Sentires que en mi alma encierran
un sutil devaneo de recuerdos.
El inutil transcurrir del tiempo
me acerca y me aleja el pensamiento
de momentos pasados sin regreso.
En caricias guardadas con desvelos
de mil noches que guardan el secreto,
de decirte a gritos, que te quiero!.
Una rara quietud cierra mi boca
y se quedan las palabras, en silencio.
Tu no sabes, amor, mi sentimiento,
y a otros brazos te entregas sin saberlo,
no mires a mis ojos, pues no quiero,
que ellos me delaten sin quererlo.

Ana Nicolau

El último beso

Dejaré un beso pintado de viento
anidado en el bolsillo izquierdo
de tu camisa blanca de espuma
Será el último beso
Luego dormiré en una esquina
de tu alma
hasta que amanezca algún día...

Antonietta Valentina, Venezuela

El fuego y sus misterios

Yo conocí el secreto del fuego
mucho antes que el primer
bosque se incendiara.
Antes aún de aquella hoguera,
antes de la llama.
Como todos los hallazgos
fue accidente,
tropezar con la chispa en tu palabra,
y después, ¿qué remedio?:
encenderme
con el roce casual de tu mirada.

Aída Elena Párraga Cañas, El Salvador

Los dos

A veces te quiero tanto
que te llamo sin hablarte
con ese silencio impenetrable,
el más ignominioso
de los silencios.

A veces tú no me quieres tanto
que me llamas impaciente
con aquel grito terrible,
el más fuerte de los silencios.

Y todas las paradojas
del mundo respetan la nuestra.
Y los dos seguimos
guardando silencio.
Y tú y yo nos queremos tanto.

Antonio Álvarez Bürger, Chile

Tu amor

Siento tu amor; ya casi lo respiro...
Está en la suave luz de la alborada,
cubriendo con ingenua llamarada
el débil resplandor de mi suspiro.

Siento tu amor si el firmamento miro
en una hermosa noche platinada...
Y me veo entre estrellas reflejada,
contemplando tu rostro, mientras giro.

Tu amor es fuego, manantial y brisa.
Es un dulce huracán de mil delicias
y es un faro en un mar de desconsuelo...

Es la pluma que pinta una sonrisa
y es el sol que recubre de caricias
a las nubes que flotan en mi cielo.

Adriana Mutis Peralta, Colombia

Partir

Saldrás a caminar por las estrellas
con tu cósmica tu corte de querubes
echando a la ribera de una nube
tu pena como al mar una botella.

Recogerás el sueño en las violetas
insólitas violetas de la gramas
y te irás lentamente hacia la cama
envuelta en una estela de cometas.

mientras que yo, la quilla a barlovento,
te llevo en la bitácora conmigo
y abrigo el corazón con el abrigo

de la mágica rosa de los vientos,
preservando en mis ánforas de tiempo
el tiempo de volver a estár contigo.

Alberto Cortez, Argentina

Al amor

Tal vez, amor, bajo el sagrado velo
de la amistad encubres tu furor;
el corazón se entrega sin recelo,
y en él clavas la flecha a tu sabor.

Tirano dios, cuya perfidia 1loro,
el infortunio me enseñó a temer.
mas ¡ay de mí!, si mi peligro adoro,
¿qué vale, amor tu astucia conocer?

Alberto Lista, España

¿Adónde va el amor...?

¿Adónde va el amor, por más que duela
el corazón a cada estrecho paso;
con qué peso se hunde, en qué fracaso
el beso se anonada y se cancela?

Abrígalo si puedes: va que vuela
su precario calor, al cielo raso.
Mira que con frecuencia se da el caso
de que a la vuelta el velo se desvela.

¿Adónde vamos a parar con tanta
ráfaga que se va por un postigo,
si el cisne se nos muere cuando canta?

¿Qué puede alimentarnos este trigo
que siempre se nos queda en la garganta?
¿Adónde vamos a parar, amigo?

Alfonso Canales, España

Gema astral

Mujer y ángel que en lo femenino
De lo corpóreo que hay en tu existencia,
Anticipa a mi opaca inteligencia
Cómo está conformado un ser divino.

Fruto de la poesía, flor y trino,
Pureza niña, de lo niño esencia,
Que mostrando celeste consistencia
Designio astral oculta en su destino.

Como revelación de ignoto arcano,
hecha del germen mismo de lo tierno,
eres misterio que al misterio humano

aclara en tí su gema donde quiso
mostrar la vida su prodigio eterno
para que en tí yo viera el paraíso.

Alfonso Orantes, Guatemala

¿Enseñarte a querer?

¿Que te enseñe a querer?
El amor que se enseña no es el mío ...
¿Acaso aprende el mar a hacerse espuma,
o a recibir gozoso el ancho río?

¿Que te enseñe a querer?
No aprende el sol a calentar la tierra,
ni los luceros a encender la noche,
ni a empinarse orgullosa la alta sierra.

¿Que te enseñe a querer?
¿Acaso aprende el viento a surcar mares,
el árbol a dar sombra, fruto,
o a juguetear la brisa en los pinares?

¿Que te enseñe a querer?
Ni aprende el leño seco a hacerse llama,
ni a vestirse de verde la pradera ...
ni puedo yo enseñarte cómo se ama.

Amelia del Castillo, Cuba

Te busco y no te encuentro

Te busco y no te encuentro. ¿Dónde moras?
¿Lates sin realidad? ¿Eres un mito,
una ilusión, un ansia de infinito?
Y si amaneces, ¿dónde tus auroras?

¿En qué tiempo sin tiempo van tus horas
desgranándose plenas? ¿Nunca el grito
humano dolor quiebra el bendito
silencio que te envuelve? ¿Nos ignoras?

Partículas de ti fueron llegando;
mi mar inquieto se convierte en río;
hay trinos en el aire, canta el viento.

Canta la vida toda. Por fin siento
que estés, pero, dime, dime: ¿cuándo
puedo saberte para siempre mío?

Ana Inés Bonnin, Puerto Rico

Desgranando el amor

La A es una escalera de ternura
que igual que nos eleva a ras del cielo
conduce al corazón al desconsuelo
llevando alma y dolor a la amargura.

La M, ¿qué será? Es la dulzura,
el fuego, el manantial, el beso, el duelo,
la espina del placer y del desvelo,
la risa del dolor y la tortura.

La O lleva en su vientre azucarado
las brasas de una hoguera agonizante
con un pañuelo verde a su costado.

¿La R? Es el fracaso amenazante.
Es el fuego sin fe mal apagado,
la cuna y el sepulcro del amante.

Anastasio Pajuelo Gallardo, España

Nombrarte

Hoy mencioné tu nombre, y al decirlo,
lo mentaron las almas de las cosas:
la calle gris, la acera, las baldosas,
el perro, el pez, el gato, y hasta el mirlo.

Todo lo que se mueve y lo que siente,
todo lo que está inmóvil, sin mirada,
llevando entre sus átomos la nada,
todo tu nombre de hoy lo hizo presente.

¡Qué poder la palabra que te nombra
entre mis labios murmurada apenas
para no mutilar su alegoría...!

Tu nombre me entimisma, y aun me asombra,
me borda el corazón, y por las venas
corre un milagro azul de fantasía.

Antonia Alvarez Alvarez, España

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario:


Publicidad

Lo último

Comentarios

  • Hola, mi novio y…
    1 day, 3 hours ago
  • Hola, mi novio y…
    1 day, 3 hours ago
  • Hola soy cubana…
    1 day, 18 hours ago
  • Aunque la ley canónica…
    2 days, 15 hours ago
  • Es pecado o no el…
    4 days, 11 hours ago