Publiboda

Viaje de novios en Marruecos

Marruecos está situado al noroeste de África. Sólo 14 Km le separan de España.
La gran diversidad de paisajes contrastantes ofrece diversas respuestas a los deseos del visitante: Descanso, escapada, exotismo…

Bañado por el Atlántico al oeste y el Mediterráneo al norte, Marruecos tiene en total 3.500 km. de costa. En el norte las playas son las características del mediterráneo, mientras que la costa del Atlántico está surcada por pequeños acantilados de arenisca que se interrumpen para dar lugar a playas, en muchas ocasiones, interminables y vírgenes.

Casablanca

Probablemente la ciudad con el aura más cinematográfica; cómo no evocar la mítica película protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman; pero Casablanca es mucho más:

Primera ciudad de Marruecos por su número de habitantes, Capital económica, industrial, financiera y primer puerto del país, Casablanca representa el desarrollo y es la más moderna del país.

A primera vista no es una ciudad deslumbrante como puede serlo cualquiera de las Ciudades Imperiales, pero guarda en su interior tesoros poco conocidos, como un bellísimo conjunto de arquitectura art deco.

Costa Mediterránea

Hablar del Norte de Marruecos es hablar de ciudades tan cargadas de historia como Tánger, pero también es hablar del Rif, de sus paisajes agrestes, ciudades blancas, pueblos de adobe colgados en terrazas sobre las montañas, tierras cultivadas, bosques magníficos, variedad de paisajes, carreteras de montaña que ofrecen vistas espectaculares .

Y también es hablar de un Mediterráneo insólito, con suaves playas de arena dorada, calas entre los acantilados, rodeadas de su entorno natural y escasamente frecuentadas.

Pocas ciudades resultan tan evocadoras como Tánger. Su nombre está lleno de resonancias míticas desde la antigüedad. Pintores (Matisse, Delacroix, Francis Bacon), escritores (Tennesse Williams, Samuel Beckett, Truman Capote o Paul Bowles), multimillonarios (Barbara Hutton, Malcolm Forbes) o músicos como Igor Stravinski, se han enamorado de esta ciudad y la han hecho famosa en el mundo entero.

Tánger sigue hoy ejerciendo una innegable fascinación para viajeros de todo el mundo que vienen atraídos por la leyenda.

Ciudades imperiales

Fez

Clasificada “Patrimonio Cultural Universal” por la UNESCO. Es la primera de las Ciudades Imperiales, ya que se remonta al Siglo VIII. Es también la primera ciudad de culto musulmán de Marruecos yposee una de las Universidades más antiguas del mundo, anterior a la Sorbona de París.
Sus Zocos posiblemente son, los más vivos y coloristas de Marruecos.

Marrakech

La favorita de los viajeros españoles y de la Jet Set Internacional, Yves Saint Laurent, Omar Sharif y Alain Delon son sólo algunos de los habituales de esta ciudad . Seductora como ninguna, su nombre originó el del país en el pasado. Los orígenes de la ciudad son oscuros, pero se acepta comúnmente que empezó siendo un campamento militar establecido por Abu Bekr, jefe almorávide, en 1070 . Su sucesor, Yusef Ben Tachfin es quien comienza la tarea de convertir el oasis primitivo en una capital digna de su imperio, que se extendía desde el Atlántico hasta Argelia y desde el Sahara hasta el Ebro. La conquista almohade hizo casi desaparecer las primeras construcciones, que fueron reemplazadas por otras, muchas de las cuales podemos admirar aún hoy: la majestuosa Koutoubia, torre gemela de la Giralda de Sevilla. Sin olvidar su fabulosa Plaza « Jemaa El-Fna » declarada «Patrimonio Cultural Universal» por la UNESCO.

Rabat

Capital del Reino de Marruecos desde 1912, es una ciudad elegante y tranquila que contrasta con su excitante pasado. Fundada en el siglo X como ribat (monasterio fortificado) fue la capital de Yacoub AlMansur en el siglo XII y de Sidi Mohammed Ben Abdallah en el Siglo XVII.

Meknés

Meknassa de los Olivos- (Azeitún, da origen a la españolísima palabra aceituna), es una fundación berebere del siglo IX, pero hasta 1069 no toma su verdadero carácter, cuando los Almorávides construyen un bastión y una alcazaba. Tras pasar por asedios, conquistas, abandonos y reconstrucciones, Meknès alcanza su apogeo bajo el reinado de Mulay Ismail que la hizo su capital.

Este sultán alauí, contemporáneo de Felipe IV, embelleció Meknès dotándola de murallas con puertas monumentales, jardines, mezquitas, alcazabas y su primer palacio, Dar Kebira. El resultado es una de las ciudades más monumentales de Marruecos.

Las mil Kasbahs

Con este nombre se conoce, en el sur del Alto Atlas, a un recorrido por una serie de fortalezas .Construidas en adobe con torres almenadas y adornos de ladrillo crudo, en ocasiones, son auténticos pueblos fortificados.

Están situadas en un paisaje espectacular en el que el desierto y la montaña se encuentran, conjugando todos los tonos del ocre y el rojo, los ríos crean desfiladeros que se transforman en fértiles valles o en oasis con verdes palmerales.

Si las antiguas Kasbahs seducen con su poder de evocación, el paisaje conmueve por la fuerza de sus contrastes, su luminosidad y el silencio que inunda el alma de paz y sosiego, por lo que esta ruta es una de las más atractivas y solicitadas de Marruecos.

Ruta del sur

Agadir, cosmopolita capital turística de Marruecos, reina sobre un inmenso territorio pleno de atractivos: playas kilométricas, el estuario del oued Massa con sus reservas de flamencos rosas y mirlos negros, los bosques de arganes, kasbahs doradas colgadas del Anti-Atlas, las llanuras aluviales del Sous aromáticas de lavanda y romero.

Partiendo desde Agadir, se abren al visitante las puertas del Gran Sur Marroquí y las estribaciones del Sahara . Ciudades, paisajes y playas poco frecuentadas que constituirán un raro tesoro en la memoria del visitante.

Ciudades fortificadas

Son ciudades amuralladas, ricas en historia, testigos de la presencia portuguesa. Situadas en la costa atlántica, entre Tánger y Agadir, en enclaves naturales de gran belleza. La carretera que las une es en sí misma un espectáculo que merece la pena contemplarse: reservas ornitológicas, bosques de arganes y tuyas... Las playas de esta costa se consideran el paraíso de los windsurfistas.

Artesanía marroquí

Los métodos de trabajo se han conservado desde tiempo inmemorial, transmitiéndose frecuentemente de padres a hijos como una herencia preciosa. Cada Región tiene sus especialidades y su manera de trabajarlas:

Agadir
En toda su región -en especial en Taroudant- se trabaja excelentemente el cuero, también hay trabajos en latón, esteras, y hermosas piezas de joyería en plata y piedras semi preciosas; así como cuernos para guardar la pólvora adornados con láminas de plata y armas con incrustaciones de plata.

Casablanca
Es muy apreciada su marroquinería y las alfombras de Mediouna. Además, Vd. podrá encontrar aquí la artesanía de todo Marruecos. Casablanca es además el paraíso de las compras: Alta costura, primeras marcas mundiales incluyendo todos los objetos de cuero de la mejor calidad, a precios interesantes.

Dakhla
Esta región esta conocida por los trabajos en cuero y objetos de plata.

Er-Rachidia
En la región se producen alfombras y tejidos de lana, joyas de plata con piedras semi preciosas y cerámica.

Essaouira
La abundancia de tuya en la región, ha generado el desarrollo del arte de la marquetería. Se utiliza también madera de limonero que incrustan con nácar e hilo de plata, creando mesas, baúles y otros objetos de gran belleza.
Joyas : El metal más empleado es la plata, pero la elegancia de su diseño y el trabajo de filigrana les confiere gran elegancia y una finura sorprendente.
Alfombras : En la región de Chichaoua se encuentra gran variedad de alfombras del Alto Atlas; los fabricados por los Ouled Bou Sbaa se caracterizan por sus motivos romboidales.

Fez
Capital de la artesanía: tejidos de brocado en lana y seda, bordados en seda y oro, trabajos en cobre cincelado, marroquinería, talabartería, alfombras de Imouzzer del Kandar y, probablemente lo más conocido- sus maravillosas cerámicas “azul de Fez”.

Laayoune
Hay una excelente artesanía del metal: joyas, bandejas de cobre... Los metales utilizados son la plata y el cobre rojo o dorado, Trabajos con madera incrustada de metal o hueso, Alfombras de piel de camello.

Marrakech
Son especialistas en el trabajo de armas cinceladas con incrustaciones de oro, plata y marfil, en el trabajo del cuero y, especialmente, en la elaboración de sillas de montar suntuosamente adornadas. En los zocos puede encontrarse de todo: cerámicas, alfombras , especias (esta región es conocida por su variedad), artículos de piel, marquetería, joyas. Además tanto en la medina, como en el Guéliz, hay tiendas de una gran calidad con artículos especializados.

Meknes
Tallas de madera, figuras de animales de metal con incrustaciones de hilo de plata, mosaicos.

Ouarzazate
Alberga talleres donde se fabrican y comercializan objetos de piedra, cerámica y alfombras. Las alfombras de Ouarzazate son muy estimadas y las del Djebel Siroua, también llamadas “ouzguita”, son particularmente apreciadas y se caracterizan por su fondo naranja, con motivos azules, marrones, amarillos o negros, siguiendo composiciones muy complicadas confeccionadas en lana sedosa.
A las obras ya mencionadas hay que añadir joyería en plata incrustada o esmaltada, mantas magníficas tejidas con pelo de cabra, a rayas negras y blancas, con adornos rojos y verdes.

Rabat-Salé
De Rabat son muy apreciados los trabajos en hierro blanco, cuero, bordados y -sobre todo- alfombras. Entre éstas, son muy apreciadas las de motivos florales, inspiradas en modelos del Asia Menor. La leyenda cuenta que una cigüeña dejó caer un trozo de alfombra en el patio de una casa, que fue recogida por las mujeres y reproducida desde entonces.
Salé es reconocida por sus tapices “naïf”, trabajos de cestería, esteras de junco natural y teñido, mantas de lana con diseños geométricos, objetos de madera de tuya con incrustaciones y su alfarería.

Safi
Alfarería en tonos sutiles y admirable impresión en relieve. Está barnizada y en ocasiones policromada y toma como referencia para su adorno los motivos de las alfombras Zayane.

Tánger
Hay un poco de todo el país. De la zona destacan los trabajos en cuero -bolsos y babuchas-, alfombras inspiradas en las del Medio Atlas y joyas.

Tetouan
Bordados, marroquinería, marquetería, alfarería y joyería -con mucha filigrana.

Las tradiciones y las artes populares permanecen muy vivas en Marruecos. La música está presente en todo el país y acompaña las fiestas y ceremonias. En las ciudades ha evolucionado hacia una forma instrumental. Es una música tradicional árabe, clásica o popular. En las tribus beréberes y rurales, la música está ligada íntimamente a la poesía y a la danza. Los bailes folklóricos son magníficos y ponen ritmo a la vida de las tribus.

Gastronomía

Reúne de un modo refinado verduras y frutos impregnados de sol, especias aromáticas, pescados delicados y carnes sabrosas... Una extraordinaria cocina, famosa en el mundo entero, variada, rica y sana. He aquí los principales platos marroquíes, que debe Vd. probar sin falta con un Té a la menta que se sirve para tranquilizar, reanimar, entonar; se bebe por la mañana, después de las comidas, a cualquier hora. Es un placer que no se rechaza jamás.

Cuscus
Probablemente el plato más conocido de nuestra gastronomía. Es el tradicional almuerzo familiar del viernes, pero Vd. puede encontrarlo todos los días en los restaurantes. Está compuesto por sémola hervida al vapor acompañada de verduras, carne, pollo o pescado. A lo largo del viaje, podrá degustar mil Cuscus diferentes, ya que varían según las regiones y la creatividad de la cocinera.

Tajine
Esta palabra designa al mismo tiempo el continente -plato de tierra cocida decorado, con la típica tapadera cónica- y el contenido -ragout de carne, de pollo o pescado y legumbres estofadas-. Como el Cuscus, hay también mil recetas, todas ellas deliciosas. Pruébelo y comprenderá por que el trajine es el plato nacional marroquí.

Mechui
Cordero asado en asador o al horno muy lentamente. La carne es tan tierna que se funde en la boca.

Pastilla

Una fina pasta de hojaldre, rellena de pichón y de almendras. Es el famoso "dulce salado" marroquí. También hay variantes con pescado, pollo, e incluso con leche para el postre.

Brochetas
A la entrada de un zoco, en una plaza, al borde de una carretera, se preparan ante sus ojos los deliciosos pinchos morunos -los auténticos-. Una delicia económica y rápida.

Platos del Ramadán
Al caer el sol, se rompe el ayuno (F'tour) con la rica y sabrosa Harira (una sopa con carne, lentejas y garbanzos), los Beghrir (crepes de nido de abeja servidos con mantequilla fundida y miel) y los Shebbakia (pasteles fritos en aceite y recubiertos de miel). Esta "ligera" colación permite esperar a la verdadera cena, que tiene lugar más tarde, ya de noche.

Pastelería
Pasteles de miel, Pastilla, Kaab Ghzal (cuernos de gacela), Feqqas con almendras, uvas pasas, Ghoriba con almendras, con Sesamo...la lista de delicias es interminable.

Fuente: www.turismomarruecos.com

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: