Publiboda

Reformas ¿Has comprado nuevo piso, o estás aburrido de ver tu casa como siempre?

Quizá vayas a estrenar casa, o quieras modernizar la que tienes, sea cual sea tu situación, si se te ha pasado por la cabeza hacer alguna reforma, realizarla no es una labor imposible, pero se ha de planificar con antelación y tener una visión final muy clara de lo que realmente se desea.

Cada vivienda se ha de adaptar a los gustos y necesidades de sus ocupantes.

El Estilo

Lo primero que se ha de decidir es el estilo que se desea, teniendo en cuenta el espacio del que se dispone, las zonas de luz natural, así como la orientación de la vivienda.

Actualmente, el estilo minimalista oriental está creando grandes influencias. Los espacios abiertos y la simplicidad de los elementos, dan una sensación de elegancia y amplitud.

El Plano Real

Con una visión general de la estructura de la vivienda y con el estilo definido, habrá que confeccionar una lista de los elementos actuales de los que se quiera prescindir (tabiques, puertas...) y comprobar si realmente podemos hacerlo.

Hay que tener en cuenta que en los edificios antiguos hay una gran cantidad de paredes maestras, que al ser retiradas pueden causar serios daños en la estructura de la finca, a diferencia de los edificios nuevos, en los que su estructura queda fijada a través de columnas, por lo que rara vez encontraremos paredes maestras. Antes de nada hay que tener el plano de la vivienda, en el que se detalle cuales son las paredes maestras y por donde pasan las conducciones de agua, luz y gas.

En el caso de no poder tener un plano original de la vivienda, habría que recurrir al presidente de la mancomunidad, éste tiene el denominado “libro blanco del edificio”, que le fue entregado por el constructor del edificio y en el que constan las características de la finca. Las canalizaciones acostumbran a sufrir cambios con el paso de los años en los pisos de segunda mano y se suele dar el caso de no saber por donde pasan realmente. Actualmente en el mercado hay a la venta un pequeño radar de fácil uso con el que podemos localizar las cañerías sin ningún tipo de problema (Este radar suele ser muy útil a la hora de colgar cuadros, espejos o los accesorios del cuarto de baño).

Plano de la reforma

Es conveniente la realización de un plano a escala de la vivienda. Habrá que medir todas las estancias y situar puertas y ventanas. Se recomienda el uso de papel milimetrado, e incluso recortar los muebles a escala y representarlos dentro de las habitaciones, para así poder moverlos y recolocarlos hasta encontrarles el lugar idóneo. Esto es muy útil a la hora de reformar baños y cocinas, ya que es complicado hacerse a la idea y distribuir el espacio correctamente.

Hay que tener en cuenta la funcionalidad de cada uno de estos espacios.

¿Permisos?

Para realizar la reforma de una vivienda, generalmente, hay que solicitar un permiso de obras. Hay dos tipos de permisos, los de obras mayores ( que son los que afectan a reestructuraciones como las aperturas de puertas y ventanas que modifiquen la fachada de la vivienda, cambios de paredes maestras...) y los de obras menores (en estos se incluyen los pavimentos, alicatados, reformas de baños...). Para asegurarse del tipo de permiso hay que ir al ayuntamiento de cada localidad, donde nos informarán sobre los permisos y cómo solicitarlos.

Presupuestos

Es muy importante tener claro el tipo de reforma que se va a realizar y si la haremos nosotros mismos o un profesional. Los costes pueden variar considerablemente. Sea de la forma que sea, Nunca nos conformaremos con un presupuesto único. Solicitar un desglose en el presupuesto puede ser muy útil para poder comparar. Hay que calcular detenidamente el coste de la reforma y dejar un margen de un 15% sobre el total para posibles problemas que puedan surgir.

Algo muy importante es la financiación. Tanto si tenemos el dinero, como si se va a solicitar un crédito, es interesante informarse en el ayuntamiento de si, por realizar reformas en un edificio antiguo, tenemos derecho a algún tipo de subvención o ayuda. Hay comunidades autonómicas que sí las tienen. Infórmate.

Y para terminar...

Has de realizar un control exhaustivo del presupuesto y de la realización de las obras. Exige el cumplimiento de las fechas. En el contrato ha de figurar la fecha de inicio y fin de las obras, con las correspondientes penalizaciones en caso de incumplimiento.

Los presupuestos y las facturas han de estar detallados al máximo. Gracias a esto podrás controlar la calidad de los materiales empleados.

Haz un seguimiento diario de la obra, así podrás detectar si hay algún desperfecto antes de la finalización del trabajo.

Y recuerda. Legalmente puedes retener un 10% del importe de la factura hasta que la obra quede perfectamente rematada.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: