Publiboda

Buscador
Publiboda
Todo lo que buscas para Antes, Durante y Después de tu Boda en 20 Paises
1.443.532 proveedores    |    566 ofertas    |    55.571.206 visitantes
Lectura de salmos responsoriales para ceremonia católica

Se pueden leer tres lecturas o dos (si son tres, la primera será del Antiguo Testamento, la segunda de las cartas apostólicas y la tercera del evangelio; si son dos, la primera será del Antiguo Testamento o de las cartas apostólicas, y la segunda del evangelio). Después de la primera lectura, como momento de oración y reflexión, se recitará un salmo.

Salmo responsorial 1. 33, 12 y 18. 20-21. 22.

Salmista: La misericordia del Señor llena la tierra.

Respuesta: La misericordia del Señor llena la tierra.

SalmistaDichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se escogió como heredad.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, en los que esperan en su misericordia.

Respuesta: La misericordia del Señor llena la tierra.

SalmistaNosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo; con él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos.

Respuesta: La misericordia del Señor llena la tierra.

SalmistaQue tu misericordia , Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Respuesta: La misericordia del Señor llena la tierra.

Salmo responsorial 2. 34, 4-5. 6-7. 8-9.

Salmista: Gustad y ved que bueno es el Señor.

Respuesta: Gustad y ved que bueno es el Señor.

SalmistaBendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren.

Respuesta: Gustad y ved que bueno es el Señor

SalmistaProclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre.

Yo consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias.

Respuesta: Gustad y ved que bueno es el Señor

SalmistaEl ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege.

Gustad y ved qué bueno es el Señor., dichoso el que se acoge a él.

Respuesta: Gustad y ved que bueno es el Señor

Salmo responsorial 3. 103, 1-2.8 y 13. 17-18 a.

Salmista: El Señor es compasivo y misericordioso.

Respuesta: El Señor es compasivo y misericordioso.

SalmistaBendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre.

Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.

Respuesta: El Señor es compasivo y misericordioso.

SalmistaEl Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.

Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles.

Respuesta: El Señor es compasivo y misericordioso.

SalmistaPero la misericordia del Señor dura siempre, su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza.

Respuesta: El Señor es compasivo y misericordioso.

Salmo responsorial 4. 112, 1-2. 3-4. 5-7A. 7BC-8. 9.

Salmista: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SalmistaDichoso quien teme al Señor y ama de corazón sus mandatos. Su linaje será poderoso en la tierra, la descendencia del justo será bendita.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SalmistaEn su casa habrá riquezas y abundancia, su caridad es constante, sin falta. En las tinieblas brilla como una luz el que es justo, clemente y compasivo.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SalmistaDichoso el que se apiada y presta, y administra rectamente sus asuntos. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo; no temerá las malas noticias.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SalmistaSu corazón está firme en el Señor. Su corazón está seguro, sin temor, hasta que vea derrotados a sus enemigos.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

SalmistaReparte limosna a los pobres; su caridad es constante, sin falta, y alzará la frente con dignidad.

Respuesta: Dichoso quien ama de corazón los mandatos del Señor.

Salmo responsorial 5. 128, 1-2. 3. 4-5 ac y 6a.

Salmista: Dichosos los que temen al Señor.

Respuesta: Dichosos los que temen al Señor.

SalmistaDichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.

Respuesta: Dichosos los que temen al Señor.

SalmistaTu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa; tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.

Respuesta: Dichosos los que temen al Señor.

SalmistaÉsta es la bendición del hombre que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión, todos los días de tu vida; que veas a los hijos de tus hijos.

Respuesta: Dichosos los que temen al Señor.

Salmo responsorial 6. 145, 8-9. 10 y 15. 17-18.

Salmista: El Señor es bueno con todos.

Respuesta: El Señor es bueno con todos.

SalmistaEl Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.

Respuesta: El Señor es bueno con todos.

SalmistaQue todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles.

Los ojos de todos te están aguardando, tú les das la comida a su tiempo.

Respuesta: El Señor es bueno con todos.

SalmistaEl Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.

Respuesta: El Señor es bueno con todos.

Salmo responsorial 7. 148, 1-2. 9-10. 11-13ab. 13c-14a

Salmista: Alabad el nombre del Señor.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

SalmistaAlabad al Señor en el cielo, alabad al Señor en lo alto. Alabadlo, todos su ángeles; alabadlo, todos sus ejércitos.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

Salmista: Alabadlo, sol y luna; alabadlo, estrellas lucientes. Alabadlo, espacios celestes y aguas que cuelgan en el cielo.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

Salmista: Montes y todas las sierras, árboles frutales y cedros, fieras y animales domésticos, reptiles y pájaros que vuelan.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

SalmistaReyes y pueblos del orbe, príncipes y jefes del mundo, los jóvenes y también las doncellas, los viejos junto con los niños, alaben el nombre del Señor, el único nombre sublime.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

SalmistaSu majestad sobre el cielo y la tierra; él acrece el vigor de su pueblo.

Respuesta: Alabad el nombre del Señor.

Salmo responsorial 8. 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6 (R/.:1) NV 23.

Salmista: El Señor es mi pastor, nada me falta.

Respuesta: El Señor es mi pastor, nada me falta.

SalmistaEl Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

Respuesta: El Señor es mi pastor, nada me falta.

SalmistaMe guía por el sendero justo, por el honor de su nombre.

Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan.

Respuesta: El Señor es mi pastor, nada me falta.

SalmistaPreparas una mesa ante mi, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.

Respuesta: El Señor es mi pastor, nada me falta.

SalmistaTu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término.

Respuesta: El Señor es mi pastor, nada me falta.

También te puede interesar:

Comparte
Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario: