Publiboda

Corte del puro

Uno de los rituales fundamentales de la experiencia de fumar un cigarro puro es el corte, y cuánto mejor sea el puro más atención deberá prestarle, ya que si no lo hace correctamente puede arruinarlo.

Aunque fumar es un acto personalísimo y cada aficionado tiene su propia teoría y gustos sobre cualquier aspecto del cigarro puro, puede decirse que las reglas de oro de un buen corte son las siguientes:

a) Ha de ser limpio, sin brusquedad, y lo suficientemente amplio para que el cigarro tenga el tiro adecuado.

b) No debe dañar la estructura del cigarro. Para ello, debe ser plano y cuidadoso con la perilla (hoja que envuelve la cabeza); si rebasa la línea que conecta la perilla con la capa, el extremo del puro se desenrollará y resultará infumable. Corte siempre entre esta línea y el extremo del puro.

c) El tamaño del corte es tan importante como las dimensiones del puro escogido, ya que afecta al sabor, al tiro y a la combustión del cigarro; con una abertura demasiado grande el humo inhalado resulta muy caliente, deja un sabor amargo en la boca y se consume rápidamente.

Por otro lado, con una abertura demasiado pequeña, el puro no tira bien, la cantidad real de humo es mínima y el sabor se arruina por la concentración de alquitrán y nicotina. Por tanto, el corte ideal ha de ser un poco más pequeño que el diámetro del cigarro puro.

d) No se corta igual un cigarro parejo que uno figurado:

e) Cada tipo de corte tiene sus peculiaridades y sus utensilios:

Guillotina:

corte circular y muy preciso alrededor de la cabeza; los cortapuros de bolsillo, de una o dos hojas, alicates, los de sobremesa y las tijeras hacen un corte limpio en la boca del cigarro, por lo que son los más recomendables. (nosotros preferimos los de dos hojas, ya que facilitan el corte: los de una hoja, han de estar muy afilados y, aún así, tienden a desgarrar la perilla al final del corte).

Corte en V o en cuña:

este corte debería facilitar el tiro, pues la abertura resultante es un ángulo en dos lados y, por tanto, mayor superficie; sin embargo, a veces el corte que realizan es excesivo por lo que el humo se calienta más de lo debido. Por otro lado, es el menos adecuado para los fumadores que acostumbran a morder el puro, ya que la abertura horizontal del corte se puede obstruir, impidiendo el tiro. El utensilio que se utiliza es el cortapuros de cuña.

Perforación:

se realiza practicando un orificio con un punzón; no es recomendable y presenta varios inconvenientes: - si es demasiado profundo, puede formarse un túnel que haga que el alma del cigarro se caliente en exceso; - el tiro puede hacerse irregular, impidiendo que se mezclan los distintos sabores de las capas para proporcionar uno uniforme; - como la nicotina y el alquitrán tienden a acumularse en la estrecha abertura que canaliza el humo, estas sustancias pueden llegar a directamente a la lengua y cavidades nasales del fumador. El utensilio para este corte es el punzón.

f) Los utensilios:

Existe una amplia gama de utensilios que le permitirán cortar sus puros con un movimiento rápido y seco, reduciendo al máximo el riesgo de cortar la capa. Merece la pena invertir en un buen cortapuros.

Vamos a analizar cada uno de ellos:

Si utiliza la guillotina de una hoja : deberá sostener el cigarro con una mano, colocar el cortapuros sobre la cabeza de éste y presentar hasta que roce el el punto por donde ha de practicar el corte antes de efectuarlo; - ya preparado, realice el corte con fuerza y precisión, con rapidez y seguridad (como un cirujano); - limpie a menudo la zona de alojamiento de la hoja, evitando la acumulación de restos de tabaco: se desliza mal la hoja.

La ventaja del cortapuros con dos cuchillas antagónicas es que el corte se efectúa a la vez por los dos lados; al no apoyar el puro sobre una superficie roma, no debe rasgarse la capa. El corte debe realizarse como se describe arriba.

Los cortapuros de sobremesa son más fiables que los de bolsillo y que las tijeras, ya que al tener una base estable no dependemos de la puntería ni de la experiencia. Los mejores tienen diversos diámetros para distintos cepos y un tope de acero inoxidable para evitar realizar cortes de guillotina profundos.

El cortapuros de alicate no es un utensilio de bolsillo y es muy eficaz; realiza un corte del tipo guillotina y cuenta con un tope que impide un corte excesivo. Su construcción y funcionamiento parece el de una grapadora;

El tope está inclinado, en forma de ángulo, por lo que debe introducir el puro también de forma transversal para hacer un corte paralelo; además tiene una estría en medio para vitolas no planas (figurados).

El cortapuros de cuña es uno de los accesorios que más utilizan los aficionados; los hay de mango largo, corto y de sobremesa. No resultan adecuados para cigarros con cabezas estrechas o puntiagudas, ni para los de gran calibre. El problema es afilarlos.

Las tijeras especiales logran cortes del tipo guillotina extremadamente limpios, pero requieren cierta experiencia en su uso; en el mercado hay tres modelos: similar a las de costura clásica, plegables y alargadas. En su elección tenga en cuenta que debe sentirse cómodo con ellas, deben deslizarse de forma suave y no hacerle a abrir la mano en demasía.

El cortapuros circular fue introducido en el mercado por la marca Davidoff. Tiene forma de viejo silbato con una anilla para colgar de un llavero. Realiza un corte circular y se utiliza sosteniendo el cigarro con los dedos pulgar y corazón, mientras el dedo índice presiona el cortador. El movimiento es similar al de un taladro, solo que el corte no es plano sino en círculo. El cortapuros circular no está muy extendido y solo debe ser utilizado con puros de sabor y construcción perfectos, ya que de no ser así no permitirá apreciar toda la gama de sabores de sus hojas. A su favor, la agradable sensación producida en la boca la llegada del humo de un cigarro cortado con un cortapuros circular.

El punzón no corta sino que practica un único orificio; una vez perforado el puro, es posible que el tabaco se concentre en los lados y en la parte inferior del agujero, lo cual dificultará el tiro; por esta razón y por las inherentes al corte de perforación, su uso no está de moda entre los aficionados.

Para la elaboración de esta página han sido fundamentales los consejos expresados en los libros "Puros" de Marvin R. Shanken, "Guía de Puros Internacional" de Jane Resnick y en la magnífica web elbuenhabano.com.