Publiboda

¡Horror! Tengo que fotografiar la boda de mis amigos

Sí, lo sabemos de sobra, hay crisis, pero eso no impide que la vida siga con sus ritos de paso y que la gente siga casándose en iglesias, juzgados, o en Las Vegas. Lo que sí es nuevo son algunos de los detalles que rodean a estas ceremonias, uno de los acontecimientos clave a nivel popular para ser documentados gráficamente. Más de una de las nuevas uniones ya no cuenta con la figura del profesional de la BBC (ya sabes, Bodas, Bautizos y Comuniones) compartiendo mesa en el banquete rodeado de desconocidos.

La popularización de los equipos de fotografía lleva a que más de una pareja acuda a un amigo para el reportaje de bodas. "Prefiero que lo hagas tú que nos conoces", "no me interesa el típico reportaje que hacen en las tiendas", "tú haces unas fotos buenísimas"... son algunos de los argumentos que más de uno escucha de sus amigos casamenteros.

Como castigo por reirme regularmente del estilo kitsch de algunos reportajes de bodas, me encontré hace poco ¡con que yo mismo tenía que hacer uno! En mi caso al menos tuve suerte, porque no se me pidió nada demasiado formal y tenía bastante libertad. Por otra parte, la vieja amistad con los novios hacía que por una parte me fuese imposible negarme y que incluso me divirtiese la idea. De hecho, esto último es clave. Si vas a hacer estas fotos pasándolo mal es mejor ser sincero y explicar que tú no eres la persona adecuada.

Prepárate, no sabes la que te ha caído

fotografoSi te ves en el trance de que te pidan algo así, lo primero que debes hacer es estar seguro es de que eres capaz de realizar ese trabajo. Nunca menosprecies a la gente que lleva años haciendo este tipo de encargos, puede que la estética de los reportajes típicos no te convenza, pero no es nada sencillo hacer esas fotos.

Es posible que tengas una colección magnífica de fotos hechas por ti, que tus amigos te den palmaditas en el hombro por ello, e incluso que hayas ganado algunos premios. Pues bien, una cosa es hacer de vez en cuando una buena foto y otra cosa es hacer un trabajo en el que la toma de las fotos durará horas y en la que debes estar atento a los momentos decisivos, en el que te enfrentas a condiciones de luz complejas, en el que nunca están del todo claros los imprevistos que pueden surgir, y que requiere de una intensa labor de edición frente al ordenador.

No dejes de tener en cuenta todo esto

1. Habla con tus amigos. Una cosa es que confíen en ti y otra muy distinta es que te importe un bledo lo que ellos piensen sobre el reportaje que vas a hacer. Guárdate el ego para otro momento. Reúnete con ellos, charla sobre las fotos que piensas hacer, interrógales sobre los detalles de la ceremonia, insiste en que es importante que visites el lugar de la boda para hacer alguna foto de prueba, y consúltales sobre los formatos en los que les gustaría tener las copias finales.

En definitiva, dialogar y confrontar vuestros puntos de vista es importante. Con ello el trabajo ganará en calidad y evitaréis malos entendidos. También está bien que dejéis claros los aspectos económicos. Por ejemplo, proporciónales precios exactos sobre lo que pueden costarle las copias que quieran solicitar a un buen laboratorio directamente o a través de ti.

2. ¿Tengo el equipo adecuado? No es necesario para hacer una boda un equipo de lo más exquisito, pero sí que cuentes con algunas cosas que son completamente imprescindibles. Por muy buena que sea tu compacta, debes utilizar una réflex. No es necesario que cuentes con una gran máquina, yo utilicé una sencilla Canon EOS 1000D —había dos personas más haciendo fotos con estas máquinas— y un amigo me apoyó en el momento de la ceremonia con una pequeña pero excelente Pentax K-m.

Basta con que la máquina haga fotos dignas a 800 ISO y cuente con estabilizador en el cuerpo o en el objetivo para que no tengas que abusar del flash en interiores —aunque no es recomendable que dispares a una velocidad inferior a 1/30—. Si puedes deberías contar con una óptica luminosa. Yo no tuve esa suerte y disparar con aberturas máximas de entre f 3,5 y f 4,5 fue todo un suplicio. En cualquier caso busca la luz natural. No hay otra fuente de luz tan buena.

Es imprescindible que cuentes con un objetivo versátil, aunque sin obsesionarte. Muchas cámaras incluyen uno de 18-55mm, como los que utilizamos con la Canon y la Pentax. Este te permite hacer desde fotos panorámicas en gran angular hasta retratos en tele. Algunos dicen que necesitas un 55-200 mm o algo similar. Es posible, pero como no eres un profesional lo mismo te acabas volviendo loco de llevar tanto trasto encima.

Respecto al flash puedes incluso utilizar el que incorpora la cámara como luz de relleno, aunque intenta evitar que produzca sombras disparándolo con más potencia de la imprescindible. Si cuentas con uno TTL que permita 'rebotar' la luz, mejor que mejor, pero planificándolo todo bien descubrirás que no es del todo imprescindible. Además, conviene que no seas demasiado pesado disparando con él, puede molestar.

Necesitarás una capacidad de almacenamiento de unos 8 Gb para todo el reportaje. Yo disparé la friolera cifra de 600 fotos, que la verdad es una auténtica salvajada, pero si hay un buen aliado del fotógrafo aficionado ese es el disparo en ráfaga. Sobra decir que ese día tus baterías deben estar plenamente cargadas. Yo no necesité utilizar una segunda batería, pero eso depende de cada cámara y no está mal llevar una de repuesto.

3. La homogeneidad es la clave. ¡Dispara en RAW! Ni se te ocurra hacerlo en Jpeg. Tu salvavidas a la hora de que una foto importante pueda mejorar porque no tuviste suerte o técnica en el momento de hacerla va a ser trabajar con el archivo en bruto. Eso sí, cuando te sientes frente a tu ordenador, es mejor que no te vuelvas demasiado loco.

Lo ideal sería que las fotos que hayas hecho sean un fiel reflejo de lo que sucedió; selecciona las mejores y analízalas pensando en qué tal funcionan juntas; reencuadra teniendo en cuenta que vas a imprimir en papel y que no puedes hacer recortes drásticos; piensa que lo es más importante es que logres un trabajo estéticamente homogéneo y no que cada foto sea un experimento que no guarda relación con el resto. Estás haciendo una serie, nunca olvides eso.

4. Sé discreto, pero participa. Aunque vayas a una boda, intenta vestir lo más cómodo posible. Los zapatos suelen ser clave en el vestuario un día como este, pero tú mejor lleva unos que sean cómodos. Y aunque te parezca que tus fotos son muy importantes, no dejes de tener en cuenta que no eres el protagonista, si hay más gente haciendo fotos, respétales.

fotos

Intenta ser simpático, ya que has aceptado el encargo, nadie tiene por qué sufrir un día de fiesta los contratiempos que a ti te puedan surgir. Quizá más de uno te pida que le hagas alguna foto, hazlo, pero intenta seguir el guión que te marcaste desde un principio, sabiendo a la vez que, como cualquier plan que se precie, hay un importante riesgo de que todo se vaya al traste.

5. Selecciona un buen servicio para imprimir las fotos. Sí, ya sabemos que tienes una impresora fotográfica genial, pero mejor recurre a un laboratorio para obtener las copias de las fotos. Tu paciencia y tus amigos te lo agradecerán. No dejes de leer el artículo que dedicamos a este asunto en su momento.

Como más de uno va a querer ver tu trabajo remítele a internet. Cuelga algunas de las fotos en Flickr, de esta forma incluso algunos invitados pueden pedir ellos mismos copias. A los recién casados no dejes de proporcionarles un DVD con las fotos en Jpeg definitivas para que en un futuro puedan pedir más copias. También sería todo un detalle por tu parte que les proporciones un libro con unas 15 o 20 fotos del reportaje. En Blurb los hacen genial. Puedes maquetarlo tu mismo, dejarlo hecho y colgado en la web y que después cada uno adquiera los ejemplares que deseen a través de internet.

También te puede interesar:

Tu comentario

Comentarios (0)






Etiquetas permitidas: <b><i><br>Añadir Nuevo Comentario:


Publicidad

Lo último

Comentarios

  • Hola, mi novio y…
    1 día, 4 horas
  • Hola, mi novio y…
    1 día, 4 horas
  • Hola soy cubana…
    1 día, 19 horas
  • Aunque la ley canónica…
    2 días, 16 horas
  • Es pecado o no el…
    4 días, 12 horas